jueves, 6 de noviembre de 2008

ANTES Y DESPUES

Como cambian las cosas. Menuda "aberración"

9 comentarios:

RO dijo...

Lusitano a qué te refieres con lo de "aberracion", no entiendo el comentario. Que es lo aberrante ¿el antes o el después?. De antemano mi opinión es que tan bueno fue el antes como ahora es el después.

Lusitano dijo...

Aberración el despues. El rest. Panorámico. Es mi opinion.

ro dijo...

En la exposicion fotografica "Un Lugar para la luz", que hay en una sala del pozo verde se ven fotografias de "un antes" anterior al que tu presentas en la foto, que son tan interesantes como la que presentas. Pero insisto en que cada momento tiene su arquitectura y obedece a tiempos y concepciones diferentes tan respetables, mientras no sean realmente aberrantes, que debemos entender: seguramente la creaccion del comedor obedece a una necesidad turística que hace 50 años era impensable. Pero hoy dia, a mi inexperto modo de ver la arquitectura, le parece que la integracion de los nuevos edificios en el marco arquitectonico que viene de antes no desentona nada e incluso lo realza. Luego para gustos hay colores

Juan Almagro dijo...

Los arqitectos en este caso han mejorado visualmente la Peña.

Anónimo dijo...

Hablando de aberraciones...Qué os parecen los tejadillos de la plaza?A mí me gustaba más antes...

Juan Almagro dijo...

Lo cierto es que antes te mojabas consistentemente cuando pasabas por la plaza y llovia, era mucho más aventurero que ahora, mas de tipos duros. Yo prefiero no mojarme cuando llueve y si me apetece sentarme a la sombra en verano es algo bueno. Lo veo como un acierto nada aberrante.

Anónimo dijo...

Creo que debes ser la única persona que pasa por la plaza por debajo de los tejadillos para no mojarse esos 30 metros.Ridículo tu argumento.
Tienes razón,antes era mucho más aventurero pasar por la plaza:riadas de agua y barro te arrastraban calle abajo,el sol derretía la suela de los zapatos,...pero cuánta bobada se puede exponer en tan poco espacio.
Que disfrutes de tu sumbra(en la dehesa también hay sombra.Y no sólo en el chiringuito...)

Juan Almagro dijo...

Simplemente esta bien como está y lo curioso es que tú no lo puedes cambiar. Veo que tienes en el alma una sombra de gran umbría que te corroe enormemente, de lo cual sin conocerte, me alegro, porque es el resultado de querer y no poder. Es esa impotencia, sin solucion, que te aparta de todas los encuentros posibles, porque encima te duele ser impotente y tener un razonamiento de bajo calibre: a la altura de las patas de una hormiga.

Anónimo dijo...

Algo más?